Algunos productos de Hypertherm se pueden comprar por Internet y, a menudo, los precios podrían parecer atractivos. En el caso de algunos clientes que estén pensando en determinados productos, comprar por Internet pudiera tener sentido. A otros clientes quizás les convendría comprar a un vendedor local, incluso si el precio es más alto que el de Internet. Al decidir si comprar a un vendedor por Internet o a un distribuidor local, los clientes deberían hacerse estas preguntas:

  • ¿Es el precio indicado el que voy a pagar? ¿Incluye...?:
    • ¿Los cargos de envío?
    • ¿Los impuestos o aranceles?
    • ¿Los cargos de la tarjeta de crédito?
  • ¿Es ese el precio en mi moneda? Si no, ¿hay algún riesgo en el cambio de moneda?
  • ¿Tiene el producto las aprobaciones reguladoras que exige mi mercado? En caso negativo, ¿quién se responsabiliza?
  • ¿Está el vendedor autorizado o tiene licencia para embarcar productos a mi área? De lo contrario, ¿qué ocurre si el producto se para en tránsito?
  • ¿Quién impartirá la capacitación adicional u otra asistencia en el lugar cuando se necesite?
  • ¿Qué asistencia necesito a la hora de decidir los productos Hypertherm que me convienen?
  • ¿Me beneficiaría a mí, o a mis empleados, una demostración en el establecimiento? ¿Quién me daría el mantenimiento preventivo y la asistencia de garantía en caso de necesitarlos?
  • ¿Me conviene, o le conviene a mi negocio, comprarles productos a los proveedores locales?

Nota: los socios comerciales autorizados de Hypertherm que venden por Internet no pueden enviar productos a otros países. La razón de esto es que no necesariamente tienen acceso a productos que cumplan los requisitos reguladores fuera de su país de origen y también porque no ofrecen servicio ni asistencia de mercado a los clientes internacionales.