El primer paso al evaluar sus necesidades de corte es tener un entendimiento claro de sus metas a corto y largo plazo. Nadie quiere cometer el error de gastar decenas de miles de dólares en una pieza fundamental de equipamiento que no sirva para el trabajo o que quede obsoleta al poco tiempo de la compra. Idealmente, su próximo sistema de corte será capaz de seguir el ritmo de un negocio en constante crecimiento y cambio; una inversión que cumpla sus necesidades actuales y que también le permita prepararse con confianza para el futuro.

Estas son algunas preguntas que debería hacerse al valorar sus necesidades de corte: